Un blog para que, entre todos, nos ayudemos a superar la ansiedad, los malos momentos, las fobias, los pánicos...

martes, 14 de diciembre de 2010

Me despido...

La verdad, llevo tiempo pensándolo y creo que mi andanza por este blog ha acabado. Ha sido una experiencia muy bonita y me ha servido para conocer a much@s de vosotr@s. El objetivo de llevar a cabo esta experiencia era el poder ayudar, compartir... pero me he dado cuenta que no es tan sencillo expandirse por la red como pretendía. Desde que superé las 1000 visitas me bombardearon peticiones para añadir banners de publicidad y me negué a ello. Desgraciadamente, sin estos banners no se tiene la difusión que me hubiera gustado.

Además, me he dado cuenta que cada vez se convertía más en un lugar donde desahogarme, donde reflejas mis pensamientos, y me estaba desviando del principal objetivo: ayudar a quien lo necesite y a quien humildemente pueda serle de utilidad. A quien he llegado ya tengo el contacto vía email y, por supuesto, está disponible para quien lo necesite, pero ha llegado el momento de cerrarlo.

Mi falta de tiempo y de inspiración hace que me sienta en la obligación de tener que buscar ejercicios y casos que relatar, y eso no es bueno. Debe salirme de dentro. Por eso he tomado esta decisión.

De verdad que muchas gracias por todo vuestro apoyo y por ser tan incondicionales conmigo.

Estoy a vuestra disposición para lo que necesitéis.

Hasta siempre,

Yield_

martes, 16 de noviembre de 2010

llorar sobre la leche derramada...


Ya anticipo que se me va a ir un poco la olla en esta entrada pero hoy, así me ronda la cabeza, así que lo escupo.

Voy a relacionar dos temas que entre sí no tienen nada en común, pero que sonoramente ligan bien juntos. Y ahora me entenderéis.

Como se dice en inglés, "cry over spilt milk" es decir, "llorar sobre leche derramada". En definitiva, que no tiene sentido gastar la famosa energía en algo ocurrido. Hay que construir... Y el ser humano, por costumbre y valores sociales, lo hace constantemente. Si hay algo que en todo estos años me he dado cuenta, es del tiempo que dedicamos en lamentarnos sobre lo que hubiera pasado y el poco tiempo que dedicamos a vivir relajados y en EQUILIBRIO (otra de mis palabras favoritas). Dedícate un momento a sentarte en el suelo y medita sobre el tiempo que dedicas a la leche que está por el suelo.

Y, hablando de leche, como decía al principio, mezclo otro tema que no tiene nada que ver. Hace tiempo me comentaba una amiga que, a partir de los 15 años aproximadamente, el organismo humano no está pensado para digerirla. Si os dais cuenta, tal como ocurría con los anuncios de tabaco cuando estaban permitidos, en la televisión nos bombardean con anuncios de lácteos. ¿Será porque no es tan natural como dicen y quieren contrarrestar la información negativa que hay sobre estos productos? Y os lo dice un adicto a beber leche a litros, amante de los quesos, yogures, etc.

Pero es cierto, he estado investigando y no es nada buena. Ignoro si la leche de soja o sin lactosa lo es, pero el lácteo tiene la función de generar una capa en el organismo de un niño o adolescente que aún no tiene toda su flora desarrollada. Empieza mi momento de alejarme de estos productos. No al 100%, pero sí que los tomaré como excepción.

En definitiva, no lloremos sobre la leche derramada, ni nos la derramemos por el cuerpo. Ya os comentaré en esta misma entrada del blog mi experiencia y sensación al respecto.

Yield.

domingo, 14 de noviembre de 2010

2000 visitas!!

Madre mía... son muchas.

Gracias a las personas que lo hacéis posible. Si no, esto no tendría sentido alguno.

Os lo agradezco de corazón.

Yield_

viernes, 12 de noviembre de 2010

los sentidos nos engañan...


Si hay una cosa que he aprendido a lo largo de todos estos años es que las mismas herramientas, sin que nada cambie en ellas, pueden sernos en ocasiones más útiles, y en ocasiones menos. Y eso ocurre con nuestro organismo y con nuestros sentidos.

¿No os ha pasado que a veces váis paseando relajadamente por un parque o por una acera solitaria y de repente todo se convierte en armonía, en paz, no nos duele nada, nos sentimos bien (sospechosamente bien)... como si una droga invisible nos hubiera atacado por el aire y hubiera afinado todos nuestros sentidos? ¿Y que curiosamente (por suerte no siempre) a veces esa sensación precede a un tremendo bajón que nos da en las horas o días posteriores?

No ha cambiado nada en nosotros como ente. Es la química de nuevo la culpable de todo. Justamente, hemos estado presentes en el momento en que el los elementos que nos rodean y los que se introducen en nuestro cuerpo en modo de alimento, bacteria, etc, ligan perfectamente y por unos segundos crean el equilibrio mágico. El truco, intentar dominar esos elementos en la mayor medida posible. Evidentemente, algunos son incontrolables. Pero otros no.

Para ello, recomiendo que anotéis escrupulosamente todo lo que hacéis día a día. Al mayor detalle posible: qué he comido, qué he hecho, cuánto he dormido, si he fumado, si no, si he bebido, si no, si he picado algo que no debía, si me he tomado alguna medicación, si he caminado entre una nube de humo de vehículos, etc.

Mi objetivo no es pediros que os convirtáis en un@s maniátic@s que lo anotan todo. Que triste sería la vida siendo así. Lo que quiero es que aprendáis a tener control sobre vuestro organismo y vuestro bienestar. Solo hay que hacerlo un par de semanas. Pero sin leer lo que váis escribiendo hasta el día del estudio. Yo lo acabo de hacer y las conclusiones son impresionantes. Por supuesto, en mi perfil tenéis mi email y me lo podéis consultar si queréis. Estaré encantado de ayudar a quien lo necesite. Dentro de mi humilde capacidad, of course. Pero será una segunda opinión y ajena a vuestras vidas.

Espero que os guste.

Yield_

sábado, 23 de octubre de 2010

Simplify


Aquí estoy de nuevo, a las tantas de la mañana y en un estado un poco deplorable, quizás lo mejor para intentar sacar algo de dentro de mí...

Hoy quiero hablar de la simplicidad de todo lo que nos rodea: tierra, mar, agua y aire.

Vivimos en un entorno tan artificial y manipulado que nos tiene insertos en una realidad tan distorsionada, que somos dados a llorar en una película tipo "leyendas de pasión" o "E.T." y en cambio, cuando vemos un telediario, ni nos inmutamos.

Cada dos por tres estamos escuchando o escuchándonos decir "tengo los pies en la tierra" o frases por el estilo. Pero, realmente es así? lo dudo. Eres consciente que un teléfono móvil con pantalla táctil proviene de unas cuantas rocas y algo de agua y aire? Da un poco de miedo pensar en todo eso, pero es lo que no tenemos que olvidar.

Pues, al igual que pasa con el desglose histórico del teléfono, debemos hacer con los acontecimientos de nuestra vida. Todo es más fácil de lo que parece. Todo tiene un motivo. Nada es casual. Y todo tiene un origen.

En el momento que lo comprendamos, todo fluirá con suavidad. Ánimo, es un bonito ejercicio. Y te puedes apoyas en los ejercicios que he ido colgando en el blog.

Saludos,

Yield_

viernes, 1 de octubre de 2010

Observando la noche

Aquí me encuentro, después de una semana agotadora, exánime por un día muy largo y que me ha dejado casi sin fuerzas, mirando por la ventana de casa y casi en total obscuridad.

Miro hacia el cielo y me pregunto la cantidad de personas que estarán asomadas como yo, oliendo el relente de la noche, relajadas, adormecidas o, en el peor de los casos, tristes. Incluso, habrá quien esté falleciendo en este momento. Y puede que a escasos metros de ladrillo y cemento. Y yo aquí, como si no pasara nada en el mundo. Como si solo existiera lo que veo. Es todo tan grande, que da hasta miedo. Y es un pensamiento que a muchos fóbicos sociales les abruma. Por eso es importante aprender a enfocar la vida desde diferentes puntos. Alguna vez más alejados, para entender la vida. En otras ocasiones, más cerca de nuestros pies. Pero siempre intentando mantener el control. Somos los dueños de nuestro "mini" universo personal y eso no nos lo puede quitar nadie. Al menos durante el tiempo que estemos vivos.

Muchos de vosotr@s conocéis mi opinión sobre la reencarnación. Soy un fiel creyente de ésta, pero hace mucho de dejé de buscar más explicaciones. Cada cosa a su debido tiempo. Por eso, desde que me dedico a mi pequeño mundo, me siento mucho más completo.

Seguro que, en la habitación de un hotel del centro de Madrid hay cantidad de personas que están de paso, que se sienten solas y con una gran cantidad de emociones por la experiencia que están viviendo. Me viene este pensamiento porque recuerdo la cantidad de noches de hotel en las que me asomaba como hoy por la ventana y me sentía exactamente así. Pero intentaba buscar y buscar... y estaba mucho más frustrado.

Dediquemos nuestros esfuerzos a encontrar nuestra paz y a bajar las revoluciones de nuestro motor vital. Se puede lograr. Da igual que seamos enfermos mentales, físicos o sensoriales. Todo el control está en nuestra mente y, desde mi humilde posición, intentaré ayudar y compartir en la medida que me sea posible.

Yield_

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Traspasar la línea


Papá instinto. Mamá energía.

Cada día más me doy cuenta de que existen determinados mecanismos en el ser humano que siempre acaban persiguiendo un mismo molde. Incluso a las personas más alejadas de la manera de actuar más común, nos llegan a alcanzar.

Las personas que somos altamente sensibles, con necesidad de reconocimiento y amistad, con gran pasión por compartir, por ayudar, por querer... somo grandes sufridores. Tanto, que corremos el peligro de llegar a convertirnos en personas hurañas, maniáticas, cobardes... llegando en ocasiones a hacer daño a los demás.

Y lo peor de todo, es que lo vemos venir. Somos capaces de traspasar esa delgada línea que separa una enorme amistad y admiración por pasión y amor, aún sabiendo que no estamos preparados para ello, que no disponemos de la suficiente energía o que no podemos ofrecer lo que la otra parte desea. Es culpa del instinto. Nuestro híbrido de tigre y delfín se agarra con fuerza y consigue imponerse a la lógica. Y hay poco más que hacer.

Aprovecho este post para que meditéis sobre ello y que pidáis perdón a las personas que se hayan sentido molestas por estos actos. Con el tiempo lo entenderán. Algunas, no querrán saber más nada de nosotros. Pero no pasa nada. Es que no estaban listas para comprenderte y apoyarte.

No le des más vueltas, es instinto. Utiliza tu batería para otra cosa.

Aprovecho este pequeño rincón para pedir perdón desde el interior de mi alma a quien haya hecho o esté haciendo daño. No es mi intención.

Papá instinto. Mamá energía.

Yield_

domingo, 19 de septiembre de 2010

Hoy necesito escribir


Efectivamente, mi último post fué justo antes de irme de vacaciones. No os puedo decir si han sido buenas o malas. Simplemente han sido. Muy intensas a todos los niveles, como suele pasar en mi vida. El equilibrio nunca aparece, pero porque yo lo provoco.

No es demasiado habitual que escriba de mí. Más bien siempre lo hago pensando en vosotr@s pero a veces, como personita que soy, lo necesito.

Está claro que mi cabeza es un torbellino humano. Es como tener siempre esa ventana abierta que te separa a menos de 2 segundos de un adiós para siempre. Uno no sabe lo que se va a encontrar en ese adiós, y da pánico. Pero está tan cerca...

Dentro de mi desequilibrio habitual, me ocurren cosas que me hacen parar y dar gracias a la vida por su existencia. Conocer a una persona tan mágica que haga que el tiempo se detenga, que haga que te ilusiones por todo lo que haces, que te genere tanta energía por vivir... por suerte la vida te sorprende. Si algún día dejara de hacerlo, me encargaría de que esta etapa acabara.

A veces, la mirada de alguien te dice todo. Sin abrir la boca, hace que te sientas importante. Sin saber por qué y menos por qué tú, dedica su escasa energía sobrante en escuchar tus tonterías. En aguantar tus altibajos.

Y esto lo quiero destacar porque, nos cruzamos con tantos miles de seres humanos al año, que es complicado que nos percatemos de una mirada furtiva. Por eso lo valoro como nunca.

Por supuesto, aprovecho este canal para dar las gracias a ese angel de la guarda que espero que me lea. Que tienes ahí pero que muchas veces no eres consciente de que está. Hasta que por fortuna le miras a los ojos y te derrites.

Qué hace que nos sintamos así? estar en el momento adecuado en el lugar adecuado? la coincidencia de química cerebral? las fases de la luna? un poco de todo? ni idea, pero entiendo perfectamente por qué hay personas que necesitan drogas fuertes para provocarse determinados estados y sensaciones. Si no tienes una mente "simple", en el buen sentido de la palabra, puedes sufrir mucho. Y yo lo tengo asumido. SUFRIR. Qué palabra tan corta, sencilla y escabrosa. Pero me pienso hacer amigo de ella para que su efecto no rebote de mí hacia los demás. Me niego a que así sea.

Gracias por existir... Gracias a tod@s por leerme y confiar en mí...

Yield_

martes, 3 de agosto de 2010

Unas reflexiones para el mes de agosto...

Os paso algo que me han mandado y que me ha gustado mucho. Si lo leéis con detenimiento, os llegará.


La vida no es justa, pero aún así, es buena.

La vida es demasiado corta para perder el tiempo odiando a alguien.

Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y tu familia, si. Mantén el contacto.

Liquida tus tarjetas de crédito cada mes.

Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.

Haz las paces con tu pasado para que no arruine tu presente.

Si una relación tiene que ser secreta, no debes estar en ella.

Si se trata de lo que quieres en la vida, no aceptes un “no” por respuesta.

Enciende las velas, usa las sábanas bonitas, ponte la ropa interior cara. No la guardes para una ocasión especial. Hoy es especial.

Enmarca todo “desastre” en estas palabras: “en 5 años, ¿esto importará”?

No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.

Cede.

Cree en los milagros y…
…sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.


Yield_

jueves, 22 de julio de 2010

Un poco de habilidades personales...


Y me he dicho... por qué no? Ser un poco habilidos@ en el trato con las personas nos ayuda para estresarnos menos, llevarnos menos disgustos y sentirnos más segur@s a la hora de afrontar determinadas situaciones, tanto personales como profesionales.

Esta vez quiero hablar de algo que llevo más de una semana enseñando a uno de mis equipos: "no balls out"

Cada vez, en cualquier entorno, el día a día y la rutina nos hace que demos respuestas automáticas, que seamos autómatas y, lo que es peor, que echemos balones fuera. Esta actitud, lógicamente, es un medio de defensa motivado por la manera de actuar de otras personas y por todo el estrés que nos rodea. Pero eso nos tiene que dar igual. Detengamos el tiempo al menos un par de veces al día y no seamos una persona más de la manada. SIEMPRE me he negado a eso.

Si ves a alguien perdido, permítete el lujo de acercarte y preguntarle. Sé amable. Sonríe a quien te agrade. Acompaña a la nueva persona de tu trabajo que está algo perdida y busca ayuda. Acompaña a la veterana de tu trabajo que tan mal te cae y tan desagradable es. Coge las bolsas de la compra a tu vecina.

Tampoco estoy diciendo nada de otro mundo, pero te sentirás genial y verás la reacción de algunas personas. Lamentablemente, no de todas. Pero con que 1 reaccione bien, objetivo conseguido.

Espero que os resulte interesante.

Yield_

martes, 20 de julio de 2010

Sorpresa, sorpresa...

No, tranquil@s, que no va a aparecer Isabel Gemio rosa en mano.

Quiero hablar de eso, de las sorpresas que la vida te da.

Normalmente, suelen ser negativas. De diferentes grados, pero negativas. Llamaditas o noticias que nos ponen los pelos de punta y que desearíamos no haber sabido pero para las que ya no hay marcha atrás. Por suerte, otras veces Mamá Vida decide darte una golosina y decirte... "chupa y saborea".

A mí me ha pasado recientemente. Una sorpresa de esas que de verdad no te esperabas y que desde siempre estabas deseando recibir. Y, tras años, ocurre. Tener noticias de alguien que es importante para tí y que creías haber perdido es muy emocionante. Pero te puede descolocar. Por eso, hay que tener la cabeza bien fría e ir asimilando poco a poco. De este modo, afrontaremos todo con parsimonia y sin sufrir estrés emocional.

Por qué cuento esto? Por dos motivos:

- Por un lado, porque creo absolutamente en la fuerza de la atracción mental, es decir, que si pensamos en positivo hacia algo que queremos que ocurra, muy probablemente así será.

- Por otro porque, si llevamos una vida ordenada, una mente equilibrada y sabemos encajar el día a día y realizamos esfuerzos por manterner los pies en la tierra, cuando nos toque una de estas (buena o mala) estaremos preparad@s para afrontarla con serenidad y disfrutarla si es el caso.

Me siento bien. Gracias a quien lo ha hecho realidad.

Yield_

lunes, 19 de julio de 2010

Entrenamiento contra la pereza


No siempre tenemos que ser ultra activos. Pero tampoco nos debemos dejar absorber por nuestro mullido sofá a la primera de cambio.

El truco de una vida plena es la actividad y, en momentos de bajón, a lo primero que tendemos es a tumbarnos, holgazanear y esas situaciones que no hacen más que nos sintamos cada vez peor. Pero esto no significa que tengamos que hiperactivarnos más de la cuenta. Ambos extremos son malos.

Si has caído o estás cayendo en el sedentarismo y quieres salir, aquí te dejo un truquito que parece algo extraño, pero con resultados realmente demostrables:

Es fácil. Dependiendo de tu fuerza de voluntad y de cómo te sientas (el objetivo no es sufrir por sufrir), en uno de esos momentos en los que acabas de comer y que estás deseando ir al sofá para reposar la comida, no lo hagas. Quédate de pié unos 10 - 15 minutos escuchando música, mirando al techo, cantando, lo que quieras. Pero sin sentarte ni tumbarte. Solo 10 - 15 minutos.

Las disgestiones tumbados se hacen si cabe más pesadas (y además engordamos más). Luego, no hay quien nos mueva del sillón. Nos acostamos con la intención de estar media hora y resulta que nos dieron las 1800. "Total, pues ya nos quedamos hasta las 1900. Tampoco era tan importante lo que tenía que hacer" PELIGRO. Perezoso/a al a vista.

Hay mucho por hacer y por sentir!!!

Yield_

miércoles, 14 de julio de 2010

Hoy me siento hablador


Que Dios os pille confesados. Hoy, me siento hablador. Por primera vez en mucho tiempo, noto mi cerebro como si una inyección de oxígeno le hubiera invadido. Después de semanas y semanas de saturación y espesor, por fin he conseguido volver a tener esa sensación. Y he de aprovecharla, porque no es nada habitual en mí.

Tengo que reconocer que cada día controlo más mis impulsos. Es increible como la madurez mental y física hace que nos tomemos las cosas de otro modo. Creo que ahí está la clave. Aunque aún tengo mucho que aprender, sí que quiero compartir con vosotr@s que realmente se puede. Da igual el trastorno físico o mental que tenga cada un@. Da igual si ahora mismo te sientes apesadumbrad@, o apátic@, o si realmente no compartes nada de lo que escribo en este blog o lo que te dice tu médico. Da igual. Lo tienes que hacer y punto. Quizá lo que necesitas es que alguien te de órdenes, dos tortas virtuales (o no) bien dadas y que aprendas a adaptar tu vida al entorno. No pretendas que lo que te rodea se adapte a tí, es un error. Gastarás demasiada energía para nada.

En definitiva, con lo que he ido escribiendo por aquí y mis experiencias vitales, voy consiguiendo dominar mis sensaciones. Y os garantizo que en mi caso no está resultando nada sencillo: soy un personaje complicado. Así que te animo a que lo hagas. Poquito a poco.

Y, por supuesto, cuenta conmigo, escríbeme... para lo que necesites. Todo lo que esté en mi mano, es tuyo.

Yield_

miércoles, 30 de junio de 2010

espesor mental

Si os fijáis en mi último post... está fatal escrito. Se nota que era un momento de saturación mental y anímica máxima.

Todos tenemos un límite. Y tenemos que aprender qué hacer cuando lo alcanzamos.

Cuando me detengo a observar a determinadas personas (de los medios, de la calle, de mi entorno...) en un 90% de las ocasiones siento admiración. Una paciencia, una parsimonia, una fuerza, una dedicación...

Tengo una compañera que todos los días va al gimnasio a las 7 de la mañana. Es la actividad personificada. Además, eficiente en su trabajo, siempre dispuesta a ayudar, alegre, campechana... Cuando la conocí, era desagradable, seria, borde y hasta fea. Ahora, me parece bellísima.

Cómo lo ha hecho?

Yo me he propuesto hacer esto del ejercicio con continuidad. De nunca he sido capaz. Hace unos meses casi lo consigo, pero siempre surge alguna excusa: que si te rompes la pierna, que si te secuestran... bah! excusas!!

Voy a investigar con mi persona. Os iré contando el sufrimiento de convertir el ejercicio en costumbre y no en suplicio. A ver si son el apoyo del blog lo consigo... aunque sea un poco.

Yield_

domingo, 30 de mayo de 2010

locura...


"Los locos nunca se cuestionan si están locos o no. Tienen mejores cosas que hacer"

Es una frase que me ha llamado la atención. Es muy habitual tener la sensación de que nos estamos volviendo locos. Sensación de irrealidad, de recuerdos borrosos, de desesperación... Es un acto de defensa de nuestro cerebro. Ante el miedo, nuestro coco hace cosas raras... pero que muy raras.

Quizá es lo que hace que nos asustemos y empecemos a buscar ayuda. Es tu caso? Busca ayuda. Es un aviso.

Pero recuerda, NO ESTÁS LOCO/A

Yield_

sábado, 15 de mayo de 2010

Cambiar alguna rutina

Os propongo un juego: cambiar rutinas. Pero no de manera descontrolada. Todo lo contrario. En situaciones casi insignificantes para nosotr@s.

Es la manera de enseñar a nuestro cerebro que tenemos los pies en la tierra y evitar que éste nos manipule en todo momento. Haz una lista de algunos actos cotidianos que tengas identificados e idea cómo modificarlos.

Os comento un ejemplo con el que he trabajado: he cambiado de lugar el cepillo de dientes y aparco el coche al revés (siempre lo hacía marcha atrás y ahora lo hago de frente, aunque me supone una maniobra adicional)

Como sabéis, toda novedad se convierte en costumbre. Y por eso tenéis que ir acostumbrándoos a ir modificando pequeños matices de vez en cuando.

Espero que os resulte interesante.

Yield_

jueves, 13 de mayo de 2010

Qué prefieres? Ciclo o costumbre?

Desde mi humilde opinión y experiencia, encuentro por la vida a dos tipos de personalidades: las cíclicas y las que se han adaptado a la costumbre. Aunque casi nadie es idéntico/a al 100%, dependiendo la química que nuestro organismo contenga, existen personas que se han adaptado correctamente a una vida rutinaria y constante, y personas que no se sienten cómodas representando el mismo papel durante varios meses seguidos.

Es posible que existan términos medios, pero me apostaría más de una cerveza a que la mayoría de los que leéis este blog sois de la opción "cíclica".

Os aburren las rutinas? os cuesta mantener un equilibrio en determinados sentimientos o acciones? os motiváis mucho al iniciar algún proyecto y os aburrís al cabo de "X" días?

Eso no es una enfermedad psicológica. Aunque muchas de las personas lo digan. Es fruto de la mezcla entre una inteligencia más alta que la media y una sociedad que cada día ofrece más opciones. Queremos hacer tantas, que nos llegamos a frustrar. Porque es imposible abarcarlo todo.

Yield_

sábado, 8 de mayo de 2010

Masticar y masticar...


Vuelvo a la carga. Dentro de mi manera de pensar, me niego a publicar por aquí aquellas experiencias, ejercicios, prácticas, etc que no las haya probado personalmente o con personas bastante cercanas. Prefiero que el blog tenga menos novedades, pero que éstas estén bien consolidadas y que realmente creamos en ellas.

En este caso, atacamos a la comida.

Llevamos semanas con la teoría de masticar 20 veces cada vez que nos llevamos a la boca algo sólido. Es realmente desesperante. Tengo que reconocer que es de lo que más me está costando, y que estoy fallando en cantidad de ocasiones, pero los efectos son muy beneficiosos: más tranquilidad en las desconexiones mentales para comer, muchos menos gases, no me da tanta pereza retomar mi actividad nada más almorzar, saboreo mejor, las conversaciones son más relajadas... todo ventajas. Antes, engullía en menos de 15 minutos los dos platos y el postre. Tremendo.

Os invito a probar y a que nos contéis. Yo, por más que me cueste, seguiré haciéndolo. Al menos en un 90% de ocasiones.

Yield_

miércoles, 21 de abril de 2010

Por aquí andamos de nuevo...

Es cierto, os he tenido algo olvidad@s. No es mi intención, pero realmente he estado muy ocupado y bastante poco inspirado. He de reconocer que he tenido que tirar de un par de ejercicios del blog porque la situación empezaba a superarme. Y, como siempre, he sacado muchas cosas en claro. Cada vez aprendo algo nuevo superando situaciones complicadas. Pero, en serio, sin determinados ejercicios no podría superarme. Estos días me ha costado levantarme de la cama como nunca, he estado a punto de tirar la toalla en algún proyecto importante... pero no lo he hecho.

Supongo que será la primavera, pero tengo más trabajo que nunca en el ámbito de la ayuda personal. Me encanta ser de ayuda y me hace sentir vivo y es lo que importa.

Nos os quiero agotar, porque no es el objetivo de este blog. En breve os colgaré más ejercicios y reflexiones. Solo necesito algo de tiempo. Pero no me olvido...

Yield_

martes, 30 de marzo de 2010

El duende


Hoy ha sido un día especial. Y especial porque de nuevo encuentro una enseñanza que me va a servir de mucho y que quiero compartir.

He contactado con una persona mágica. Con una vida muy especial y con algo dentro que muy poca gente tiene o al menos valora (me incluyo): el duende.

Bailaora flamenca y profesora de baile, con un pasado algo agitado, una luchadora sin espada pero con una mirada muy especial como arma. Es de esas personas que te condicionan y por supuesto en mí lo ha hecho. Me ha explicado con mucho cariño el significado de esa palabra. DUENDE. Me ha mostrado cómo Machado lo extendía por el tuétano del hueso del artista. Me ha explicado con mucha intensidad cómo va y viene y cómo nos inspira en el día a día. No es algo que solo tengan los bailaores o los cantaores flamenco. Tampoco es lo que se define como "musa". No es la inspiración. Es algo que nos remueve las entrañas y que nos hace salir de la piel para mostrarnos al mundo tal y como somos en ese momento.

Habré tenido ese visitante dentro de mí en algún momento? Ahora, atando cabos, se me ocurren ocasiones en las que intuyo que sí. Es más, volviendo en el coche de ver a esta persona, creo que me ha visitado y que me ha orientado hacia algo que quería hacer desde hace muchísimo tiempo. Espero que no me abandone porque le necesito muy a mi lado. Ha llegado la hora de comenzar el libro que tanto tiempo tenía parado. Ahora me empiezo a ver capacitado para ello.

Y vosotr@s? habéis sentido ese duende? os ha visitado y le habéis adoptado? o le habéis dejado ir? os invito a abrir la mente y buscarle. Está escondido, pero aparece. Solo hay que seguir su llamada...

Gracias a mi amiga por habérmelo mostrado. Estoy realmente emocionado. Amiga y en breve espero que gran colaboradora de este blog. Tiene mucho que compartir con nosotros y nosotros mucho que aprender de ella.

Yield_

lunes, 29 de marzo de 2010

Nuevo contacto con la realidad


Como se que me leen algunas personas con fobia social, he estado investigando bastante acerca de este padecimiento. Efectivamente, es algo realmente incómodo que bloque las vidas de personas que suelen ser (en el 100% de los casos) extremadamente inteligentes y muy tímidas.

Es complicado entrenar a través de un blog, pero voy a ir enumerando algunos ejercicios para que, aunque sea un poquito, os pueda ayudar a dar pasos de superación.

En primer lugar vamos a hacer una prueba. Por muy estúpido que nos parezca, nos vamos a marcar imaginariamente una ruta. Por nuestro barrio, por la zona donde trabajamos, donde compramos, paseamos... Es importante que sea un lugar transitado, urbano y con mucha vida.

El objetivo es, durante un par de días, hacer esa ruta con el siguiente objetivo: sonreir de manera cariñosa al menos a 5 personas. Pero sonreir con la mirada, con la boca, con las mejillas. Inmediatamente, anotaréis lo que habéis sentido al hacerlo (al margen de sentiros ridículos/as). Qué reacción habéis observado en la gente? algo que destacar? alguna diferencia entre el día 1 y el día 2?

Lo ideal sería mantener este ejercicio al menos durante 2 ó 3 días a la semana, pero eso ya depende de la fuerza de voluntad y el deseo de superación de cada uno/a. Yo, solo doy ideas. Y estoy a vuestra disposición para lo que necesitéis.

Yield_

domingo, 28 de marzo de 2010

The Reflex...

Hoy toca reflexión. No hay nada que más me motive que llegar a casa en plena oscuridad y ponerme a teclear después de un día tan intenso. Estos días estoy saliendo de la burbuja de obligaciones y compromisos y me estoy dedicando a ser un poco más "animal", en el buen (y mal) sentido de la palabra: romper horarios, comer a deshoras, beber, fumar, escuchar música estridente...

De repente, he rejuvenecido. Si bien es cierto que en este mismo momento (son las 5 am) ando hecho una porquería, moralmente estoy por las nubes. Nada como un grupo de personas que se alegran de conocerte, o reencontrarte... Nada como escuchar la voz de ese amigo de toda la vida que apenas ves pero que sabes que siempre ha estado ahí y siempre lo estará. Es algo único y para valorar mucho. Pero mucho.

Lamentablemente no todos los días son así... ¿o mejor de este modo? Estoy convencido de que no lo valoraría tanto. Pero sí es cierto que hay que evitar ser binario. 0-1; blanco-negro; frío calor... qué pasa con el 5, el gris y lo templado?

Toca reflexionar.

A todos mis fóbicos/as sociales, ya os digo que tenemos que trabajar muy bien todo esto. Cuando la persona desnuda su mente no importan los prejuicios.

Un abrazo,

Yield_

domingo, 21 de marzo de 2010

Mis fotos mágicas

Atendiendo a la entrada anterior, ahí va un link con mis fotos especiales.
Espero que os gusten.

Yield_

http://www.flickr.com/photos/ricandalus/

sábado, 20 de marzo de 2010

Mirando la vida desde otro prisma...


Hace años, paseando por la playa, me encontré a una chica que tenía una cámara de fotos sujeta por un trípode y estaba agachada mirando por el visor. Al regresar de nuevo a ella (transcurridos casi 30 minutos), seguía en la misma posición. Me resultó curioso. Así que me senté a una distancia prudente para observarla.

Ahí estaba pasando algo. No era una persona esperando el salto de un pez sobre el mar o el vuelo de una paloma. Tampoco era una cámara con un zoom tan potente como para estarla utilizando de catalejo. Me encendí un cigarro y el destino quiso que viniera a pedirme uno. La pregunté.

Estaba frente a una chica bastante ocupada. Con un pasado muy intenso y estresante. Tras oscilar entre tratamientos, técnicas, terapeutas, etc, encontró su botón: cuando se siente mal, tensa, nerviosa, agobiada... trinca la cámara de fotos y sale del mundo real para introducirse en el mundo de su visor. Solo puede disparar una foto. Solo una. Pero dedica el tiempo necesario para ello. En ocasiones, lo hace en 5 minutos. Otras veces, se siente tan incómoda consigo misma, que tarda 40. Pero no se marcha hasta que no la hace.

Y lo probé. Me pareció una experiencia impresionante. De hecho, tengo fotografías que he hecho y que me encantan. Ignoro si estoy condicionado porque me recuerdan la sensación de alivio de ese momento, pero son especiales para mí.

En mi caso, modifiqué un poco la técnica (porque adoro la fotografía) y lo que hago es, cuando estoy un poco contaminado o incómodo conmigo o la vida, echarme la cámara al hombro (tengo un equipo realmente bueno) y dedicarme a hacer fotos a la vida. Pero fotos a cámara lenta o, mejor dicho, a corazón lento. Porque recordad que la velocidad la ponemos nosotros desde nuestro motor interno llamado corazón.

Por supuesto, no perdí en contacto con esa chica. No me podía permitir ese lujo.

Gracias J.

Yield_

domingo, 14 de marzo de 2010

Slow motion... a cámara lenta...


Hace años me lo pasé muy bien con este ejercicio. Es curioso cómo nos influye y lo duro que puede llegar a ser, pero realmente es efectivo: identificar momentos para funcionar a cámara lenta.

Es un ejercicio que nos pone los pies en la tierra y que nos evade de los ritmos tan artificiales de esta sociedad.

Debemos escoger un par de momentos de nuestro día a día para bajar revoluciones. En mi caso he escogido dos:

- El trayecto entre dos edificios que hay en mi trabajo. Siempre lo hago a paso ligero y lo pienso hacer recreándome en mi ángulo de visión.

- Mis momentos de limpieza de dientes. Lo voy a hacer despacio y suave, en vez de con violencia y rapidez como siempre lo hago.

Cuando mantengamos esta conducta nuestros 22 días... el ritmo se empezará a contagiar a nuestra manera de conducir, caminar...

En mi caso, no me va a costar demasiado esfuerzo llevar a cabo este ejercicio porque estoy acostumbrado, pero reconozco que al principio cuesta.

Al principio no notaréis nada raro, pero llegará un momento en el que algo cambiará. Y lo disfrutaréis como nunca.

Espero que os guste.

Yield_

viernes, 12 de marzo de 2010

Entrenando la fobia social



Aunque no es precisamente un padecimiento que me afecte, sí que me consta que bastantes de vosotr@s sufrís esta terrible consecuencia, fruto de una sociedad tan compleja como la que estamos viviendo.

Si bien está claro que la fobia social es un trastorno de la psique (como tantas cosas de las que ni siquiera nos solemos percatar), también podemos entrenarnos para que ésta se vaya asimilando. Debemos tener claro que nuestra cabeza almacena registros (leeros la entrada sobre aprender - desaprender) y que eso debe ser así. Si no, jamás evolucionaríamos.

Es harto complicado escribir una serie de ejercicios que sean eficaces para todo el mundo, puesto que cada persona tiene un grado diferente de ansiedad o fobia, una limitación distinta...

Por mi experiencia personal y ajena, todo en esta vida se puede entrenar y desarrollar como si de un músculo se tratara. De hecho, es el cerebro sobre el que estamos trabajando.

A una persona que lleva 15 años sin hacer ningún ejercicio y fumando como un cosaco, no se le puede recomendar que se de una carrera de 2 horas. Posiblemente acabe fulminado o, en el mejor de los casos, que jamás vuelva a intentarlo y el resultado sea peor que el remedio. Por este motivo, yo recomiendo pasos MILIMETRICOS. Pero absolutamente insignificantes.

Primero hay que realizar una lista con aquellos aspectos que deseamos mejorar. Pero con el mayor detalle posible (poder mirar a los ojos de la cajera del supermercado, disfrutar de una comida de empresa en la que el ambiente es distendido, poder dar las gracias a alguien cuando me ayuda, etc)

Una vez identificada esa lista, es cuando se tienen que planificar los ejercicios para ir entrenando cada uno de los ítems que hemos reflejado. Pero muy poco a poco. Sin prisa. Tenemos toda la vida para hacerlo.

Si alguien quiere compartir su lista, lo puede hacer en comentarios. A modo de ejemplo, os incluiré las estimaciones de ejercicios que yo haría en cada uno de los casos. Aunque lo ideal es conocer a fondo a la persona, os lo puedo comentar por encima (sin llegar a ser algo formal puesto que es necesario reconocer muchos más aspectos y limitaciones de la personalidad)

Espero que este post anime a alguien a comenzar a sudar.

Yield_

miércoles, 3 de marzo de 2010

1ª meditación

Una frase para meditar de la manera que os indiqué en el anterior post. Hay que estrujarla hasta la saciedad. Agradecería vuestros comentarios y reflexiones que os surjan a realizar la meditación:


Cambia tú. Cambia radicalmente. Deja de hacer las cosas que has estado haciendo siempre. Empieza a hacer cosas que no hayas hecho nunca. Cambia radicalmente, vuélvete una persona nueva y te sorprenderás. Nunca estés esperando que el otro cambie.

Yield_ (plagiado de Osho)

domingo, 28 de febrero de 2010

La meditación... esa gran amiga


Os comento un poco cómo suelo meditar. Me costó un poco acostumbrarme, pero ahora casi no concibo vivir sin ello.

El objetivo es no solamente hacerlo cuando nos encontramos mal, sino también cuando estamos en un día pletórico y mentalmente positivo.

Yo eligo un lugar de mi casa (o si puede ser en un entorno natural, una playa, el campo o cualquier otro lugar, mucho mejor), y me siento en un cojín o una colchoneta. La espalda no debe estar nunca apoyada. Tiene que ser una situación un pelín incómoda para que no nos entre el sopor y nos quedemos dormidos/as.

Previamente, he escogido una frase (recomiendo que al principio sea muy sencilla) para dedicarme a ella al menos 20 minutos - 1/2 hora. El objetivo es exprimir esa frase al máximo. Aplicarla en nuestra vida. Hacer ejemplos mentales sobre lo que esa meditación conlleva. Y utilizarla varios días por más que pensemos que no podemos sacarle más jugo.

Cuando notéis que no da más de sí, pues simplemente toca cambiarla. Os iré colgando frasecitas para trabajar sobre ellas y me gustaría, por favor, que en comentarios indicarais vuestras conclusiones, experiencias, reflexiones, etc.

Por cierto. Probablemente, durante los primeros días, notéis un dolor de espalda o riñones. No pasa nada. Basta con realizar unos estiramientos antes, durante y después del ejercicio. Si alguien padece de dolencias de espalda, pues toca apoyarse a una pared o utilizar un cinturón de estos que sujete la base de la columna. Lo que no se debe hacer es meditar tumbado porque incurrimos en sueño y éste no es el objetivo de la meditación, salvo que queramos atacar al insomnio.

Espero que asimiléis la meditación como algo importante en vuestro día a día.

Yield_

jueves, 25 de febrero de 2010

un ángel en vida, ahora un ángel de verdad


Ayer se fué MC. Una chica de 33 años maravillosa, bellísima, atenta, nunca se quejaba por nada y todos sabíamos que estaba sufriendo mucho pero nadie le daba con la tecla.

Ese tipo de personas que te marcan la vida y que adoras solo por existir. Ese tipo de personas que con su silencio dicen más que lo que el resto de la humanidad pronuncia. Ese tipo de personas que, con solo mirarla a los ojos, sabes que jamás te fallarán.

Ahora no solo NO nos ha fallado, sino que se ha ido para protegernos un poquito más.

Este tipo de situaciones me secan los lagrimales y me hacen poner un poquito más los pies en la tierra. Dedicamos el tiempo a estresarnos por situaciones que, aunque para nosotros sí lo sean, en general no son tan graves. Todo depende de nuestro punto de vista. El corazón tiene memoria y almacena todos los disgustos, malos momentos, alteraciones, etc. El de MC parece que no podía retener más información. Y se partió en dos. Como una sandía al caer al suelo desde un tejado.

Te quiero mucho mi ángel.

miércoles, 17 de febrero de 2010

La caja fuerte


Es curioso. Después de varias mañanas pasando algún ataque de ansiedad en el coche o en algún avión, decido hablar con una amiga psicóloga con la que siempre puedo contar.

Muy preocupada por mí me comentó que, a partir de ahora, cada vez que notara que me venía esa sensación de malestar pensara en una caja fuerte que se cierra y que deja encerrado ese pensamiento. Y lo hice sin creer en ello. Antes de ni siquiera subir al coche, ya me estaba encontrando mal. A los 10 minutos, ya llevaba como 20 cajas fuertes imaginadas.

A mitad del trayecto, la caja fuerte era el triple de grande que la primera, tenía una enorme rueda, 3 cerraduras, un teclado numérico de seguridad... vamos, una "súper-caja" de caudales. Llegaba a oir incluso el ruido que hacía al cerrarse de golpe, violentamente, bloqueando a mi "enemigo".

Curiosamente, funcionó. Hasta tal punto, que se me ha olvidado tomar la pastillita que tanto ansiaba cada día.

No hay nada en el mundo que sea la panacea pero, si tenemos claro que el asunto está en nuestro coco, podemos educar a nuestra mente. Es lo que hice esta mañana y me ha funcionado.

Me encantaría que lo probárais y que me comentárais qué tal. Yo, seguiré con ello. Me ha encantado.

Yield_

jueves, 11 de febrero de 2010

Tecnología... ¿qué haríamos sin ella?


Pues vivir mejor.
Después de un día duro de trabajo frente al ordenador, llego a casa, me pongo cómodo y, ¿qué hago? pues encender el portátil, ver algunos blogs que me molan, mirar el messenger, el skype, abrir el IRCAP para ver si están los amigos de "fobia-social", ojear el NY Times y ver mis cuentas de correo no profesionales a ver si alguien se ha acordado de mí. Ah! y el Facebook para ponerme al día de las vidas de mis amigos y familiares y así evitarme llamadas de teléfono o visitas a sus casas.

Interesante, verdad?

Ayer me propuse no hacer nada de eso (excepto el facebook porque necesito tener noticias de mi gente). Os tengo que decir que empezaron a entrarme sudores. Cogí el libro que tengo encima de la mesilla y no me podía concentrar en su contenido. Repasaba cada renglón varias veces y no había manera. No dejaba de pensar en mi ordenador portátil.

Entonces... realmente la tecnología es buena?

Mi objetivo: provocar un efecto "ciber-café" en mi casa. Es decir, como cuando echabas un euro y el reloj de cuenta atrás empezaba a descontar segundos. Me pondé el cronómetro 20 minutos. Y a mis amigos de "fobia-social", como no los quiero abandonar, les dedicaré un par de veces a la semana algo más de tiempo. El messenger, como lo tengo en el trabajo, lo puedo atender sin problemas aunque sin dedicarle demasiado tiempo.

Y eso es todo amig@s...

Yield_

sábado, 6 de febrero de 2010

Estado de hipnosis


Ayer estuve leyendo un libro muy curioso. La verdad es que últimamente me ha dado por este tema y lo quiero compartir.

El estado de hipnosis no es a lo que la televisión nos tiene acostumbrados. Para nada hacemos el perrito, el patito o nos quedamos flotando entre dos sillas. Es una situación física y mental en la que estamos en vigilia, es decir, en esa delgada línea que separa la conciencia del sueño. De hecho, todos los días al menos nos autohipnotizamos dos veces: unos segundos antes de dormir y unos segundos antes de despertar. No os ha pasado nunca que habéis dado un espasmo con la pierna justo cuando os estábais quedando dormid@s? Eso es un mini estado de autohipnosis. Igual nos ocurre con actividades muy rutinarias, como cuando estamos volviendo a casa en coche después de un largo día de trabajo y no recordamos muy bien los últimos 5 kilómetros porque se ha puesto en marcha nuestro "piloto automático" y nuestra conciencia ha estado divagando por ahí.

Está claro que, en estado de hipnosis, podemos reaccionar perfectamente ante cualquier situación (si no, en coche seguro que no llegaríamos a casa porque nos saldríamos de la carretera). En absoluto perdemos nuestra capacidad de autocontrol y nuestra voluntad. No es nada peligroso.

Este libro comentaba que Edison, el inventor de la bombilla, se quedaba en un sofá sentado con varias bolas de metal en la mano y un cuenco de cristal debajo. Su objetivo era provocar una situación de auto-hipnosis para conseguir entrar en su subconsciente y así poder ser más creativo. Si se quedaba dormido, las bolas caían en el cuenco y se despertaba. Son técnicas que muchos artistas llevan a cabo. El subconsciente es nuestra memoria oculta en la que guardamos, de manera automática, todos aquellos pensamientos, conocimientos, sentimientos, sensaciones a los que no podemos acceder con tanta facilidad, pero que sí que nos condicionan en el día a día. Incluso hay quien afirma que es donde se almacena la información de nuestras vidas pasadas. Ya depende de la creencia y experiencia de cada un@. Yo, por el momento, no voy a opinar, aunque ya sabéis mi tendencia hacia dónde se decanta más.

Voy a estar unos días intentando mantenerme en este estado de autohipnosis. Puede ser interesante, o puede ser una tontería. Pero al menos lo voy a tantear.

Si alguien lo ha hecho ya o se anima, que por favor deje sus comentarios al respecto.

Yield_

viernes, 5 de febrero de 2010

El miedo a la muerte


Así es. El miedo a la muerte, al sufrimiento, a lo desconocido... Es lo que nos tiene a much@s muy preocupados. Para qué tanto esfuerzo en la vida si luego todo se acaba? Obligatoriamente voy a tener que pasar por el trance de morir!! no voy a poder hacer nada para remediarlo?

Muy pocas personas tienen asimilado este temor. Y dedicamos demasiado tiempo en nuestra vida en pensar en algo que va a ocurrir en todo caso. Lo desconocido nos asusta. Por si acaso, hay quien reza, quien va a misa, quien se santigua si ve un coche fúnebre, quien va a la meca una vez en la vida, etc.

Todo por miedo. Y por los ajustes de cuentas que nos harán más allá. O por miedo de que no haya nada y la oscuridad se cierna sobre nuestras cabezas.

La verdad, y sin intención de convencer a nadie de nada, después de mucho leer y reflexionar, cada día tengo más claro que existe algo parecido a la reencarnación o al aprendizaje contínuo. No es que tenga unas pruebas irrefutables sobre ello, pero sí que he leído a personas que parecen bastante cabales y sí que me cuadra un poco con todo.

Solo he aprendido, como comentaba en mi post de la hilera de hormigas, a no perder el tiempo buscando explicaciones de lo que no puedo comprender. Pero sí que me va convenciendo un poco la teoría de que cada vida es un aprendizaje y que el alma cada vez se va haciendo más sabia. Si no, qué sentido tendría todo esto? para qué tantas molestias? para qué tanto sentir y padecer?

En fin, como véis, yo sigo ahí pensando que pensando.

Os recomiendo dos libros:

Muchas vidas, muchos maestros (de Brian Weiss) y el tercer ojo (de T. Lobsang Rampa). Ambos tratan de las reencarnaciones. Uno, desde la vía de la regresión hipnótica. Otro, desde la reencarnación de las almas tibetanas. Estos libros me alivian. Me hacen perder ese miedo.

Un placer,

Yield_

martes, 2 de febrero de 2010

hay quien quiere cruzar mares... y se ahoga en los charcos


Y, efectivamente, eso nos puede ocurrir a muchos de nosotros.
Por eso, lo ideal es marcarnos pequeños objetivos totalmente alcanzables y que sea a corto plazo.

Tenemos que conseguir que esos hitos estén a nuestra mano y que nos motiven o entendamos que son buenos para nosotros (para aquellas personas que estén muy desanimadas).

¿Lo ideal? Por supuesto, el truco del papel y el lápiz. Yo es que soy un maniático de escribirlo todo. Pero, al menos en este caso, deberíamos reflejar por escrito lo que queremos hacer esa semana. Al principio nos parecerá una estupidez, pero con el paso de las semanas nos daremos cuenta que realmente nuestra vida no tiene tan poco sentido como nosotros creíamos.

Por otro lado, vamos a dejar un poco de lado esas ambiciones tan inmensas. Aunque no está mal que lo tengamos ahí en un lateral de nuestro "consciente", que no dominen nuestra voluntad. Hasta que no tengas los recursos, no malgastes energía pensando y estresándote por ese negocio. Hasta que no acabes derecho, no te agobies pensando en la oposición para Abogado del Estado. Hasta que no tengas los medios, no pierdas el tiempo con preocupaciones sobre el modelo de coche y de financiación. Etcétera, etcétera.

Yield_

domingo, 31 de enero de 2010

Te hidratas suficientemente? Yo no.


Pues ahí está el asunto. Parece una tontería, pero nuestra amiga H2O es fundamental para nosotros.

Aunque suene a estupidez (que lo es) a mí me cuesta beber agua durante el día. No me apetece en absoluto. Por ello, me he programado alarmas cada hora para obligarme a beber agua. Y, realmente, el efecto lo he notado de inmediato. He descubierto que tengo más energía, pienso con mayor claridad, me siento más activo, no me adormezco tanto, etc.

Antes, por la noche cuando me iba a la cama, era cuando me entraba una sed terrible. Lógicamente para compensar la falta de ingesta de agua que tenía durante el día. Y eso no era bueno. Nada bueno.

Por ello, os animo a que me contéis vuestras experiencias y que, si no os hidratáis adecuadamente, hagáis algo parecido: obligaros. Pero de verdad.

Yield_

jueves, 28 de enero de 2010

El consumo de energía.


En este caso, mi reflexión es compararnos con una pila. Una pila recargable de esas que enchufamos cada x tiempo a un aparato y que cargan de nuevo su voltage para volver a poner en marcha algún aparato.

Nosotros, actuamos de una manera similar. Es decir, nos cargamos con la ingesta de alimentos, con la bebida, con el descanso, con la felicidad, con los buenos momentos... pero también nos descargamos con nuestra actividad diaria (física o emocional).

Si nos dejamos la radio encendida todos los días, las pilas durarán menos. Cuanto más zapping hacemos, menos duran las baterías del mando. En nuestro caso, es igual. Tenemos que aprender a dosificar nuestra energía para tener un buen nivel de batería para las situaciones que realmente merecen la pena.

Cuándo gastamos energía innecesariamente? pues se me ocurren mil situaciones. Por ejemplo hablar mal de otros (aunque eso nos dé una sensación de alivio, estamos alterándonos al contarlo y consumimos mucho), al enfadarnos, al gritar, al fumar, al ir a comprar revistas del corazón, al pensar en nuestros ex, etc.

Si nos ahorráramos todo eso, estaríamos más cargados para situaciones mucho más importantes y que realmente nos hacen sentir más plenos.

Yo, por ejemplo, ya no fumo (espero que por mucho tiempo) y me he quitado de encima un par de funciones laborales que hacía y que para mí estaban perdiendo sentido. Esa energía que estoy ahorrando la he ocupado en repartirla en el resto de mi día a día. Y me encuentro cada vez mejor.

Qué os parece si en comentarios hacemos una lista con todo lo que deberíamos dejar de hacer para ahorrarnos a nosotros mismos batería?

Seguro que nos sirve de ayuda.

Gracias por leerme,

Yield_

miércoles, 27 de enero de 2010

¿Qué sentimos por las mañanas?


Hoy me he levantado cansado, como siempre.

La verdad es que me remonto a los tiempos de colegio o instituto y recuerdo que, la verdad, también me levantaba cansado. En cambio, cuando me iba de escalada al campo y dormía al sereno, en menos de 10 minutos estaba la mar de despejado.

Hoy he llegado al trabajo y, los 5 "locos" de siempre, acaban de llegar del gimnasio. Lo hacen a diario y están de 7:30 a 8:00 de la mañana. Curiosamente, son las personas más competentes, relajadas, productivas... que me he encontrado en estos últimos meses. Tendrá algo que ver?

Más bien es el estilo de vida.

Por si no lo sabéis, para asimilar algo tanto positivo, como negativo, basta con 22 días de continuidad. Es decir, todo aquello que se realice durante 22 días seguidos, se acaba convirtiendo en costumbre. Y es totalmente cierto. Al menos así me lo he estado demostrando durante un tiempo con el tabaco, las siestas, los horarios de trabajo, los estudios, etc.

En cambio, hace poco intenté ir al gimnasio a las 7:30 de la mañana para convertirme en uno más de ese grupo de "freaks" que tanta envidia nos dan a todos. Fuí 3 días. Me quería morir. Correr solo con un zumo en el cuerpo? eso dónde se ha visto?

Creo que ya he dado con la clave. Ir a cámara lenta. No seguir su ritmo. Subirme a la bici y parecer que estoy pedaleando a -1 km por hora. Supongo que, el día 23, a lo mejor, soy hasta capaz de hacer media abdominal. Ya sabéis... grandes progresos...

Evidentemente, esto se puede aplicar a cualquier horario y a cualquier actividad.

Ya os contaré.

Buen día,

Yield_

lunes, 25 de enero de 2010

Hormigas


Esta teoría a más de uno/a os la he contado. Pero quiero compartirla.

Imaginaros una hilera de hormigas. A su ritmo, con sus objetivos, en definitiva, en su mundo.

A su nivel de hormiga ellas no pueden, por más que se lo propongan, y por más que nosotros las ayudemos, entender más allá de su vida. Es imposible que sepan nuestro nombre, que entiendan que lacoste es una marca que tiene un cocodrilo, o que la macroeconomía es una asignatura que muchas personas odian y sufren en la universidad.

Qué pasa si pisamos esa hilera? Que ellas sienten un estruendo (las que sobreviven, claro) y necesitan salvar su vida. Pero no saben que, quien les ha dado la pisada es un chiflado que lleva zapatos de color marrón y que va de camino a visitar a su mejor amigo.

Pues extrapolemos todo esto a nosotros. Imaginaros por un momento que somos esas hormigas. Creéis que por encima de nosotros no hay seres son su propia vida?

Por más que lo intentemos.... no podremos comprenderlo. Por más que esos seres superiores lo intenten... no nos ayudarán a entenderlo.

En definitiva, cada cual en su nivel debe acometer sus funciones.

Sin más.

Yield_

¿Eres sincero/a contigo mismo/a?


En el fondo, todos sabemos que ocultamos cosas del pasado o del presente de las que no nos sentimos orgullosos. Otra historia es que hayamos aprendido (o eso creemos) a convivir con ellas. Pero, sabemos que no son adecuadas y que deberíamos cambiarlas.

Quizás es necesario que investiguemos muy hondo en nuestra conciencia, pero es el ejercicio que tenemos que hacer.

Lo que yo propongo es que las vayamos anotando en una libretita, que por supuesto no lea nadie, y hagamos lo posible para que no se repitan.

Si además, tenemos la oportunidad de decírselo a las personas que llegamos a afectar, mejor que mejor. Notaréis una mejora absoluta y una paz total. Pero, para eso, hay que estar preparado/a y saber que no en todos los casos lo vamos a poder a hacer y que no siempre nos van a perdonar. Pero no pasa nada. Somos humanos y todos erramos.

Pero seamos conscientes de ello.

Yield_

domingo, 24 de enero de 2010

Respiración Trifásica

En un viaje a Lhasa, capital del Tíbet, un monje me enseñó un tipo de respiración: la Trifásica, muy utilizada también el el yoga.

Ésta consiste en dividir las cavidades receptoras de aire en tres partes:

- estómago - diafragma
- pulmones
- omóplatos - parte superior de la espalda

En tres fases, inspirando todo lo que podamos y sin prisa, llenamos primero el estómago de aire. Una vez lleno éste, llenamos los pulmones. En ese momento parece que no cabe más. Sí que cabe. Hacer un último esfuerzo y tomar la última gran bocanada de aire hasta que os llegue el aire a la parte de la nuca - omóplatos.

Una vez hecho, tenéis que vaciar en orden inverso: omóplatos - pulmones - estómago.

Las primeras veces es un poco complicado de controlar, sobre todo evitar que se inunden de oxígeno estómago y pulmones a la vez, o que éste llegue a la nuca. Pero se puede. Solo usamos el 60% aprox. de nuestra capacidad pulmonar.

Las primeras veces, hacer como mucho 2 ó 3 ciclos. Con el tiempo, podréis hacer más.

Esto es genial como remedio de emergencia en caso de ataque de pánico o ansiedad.

Espero que os sirva y espero vuestros comentarios al respecto.

Yield_

Impotencia, todo lo que tengo dentro no sale

Y así es. Este mundo me genera importencia. Me siento vivo, pero en ocasiones parece que estoy mirando todo desde una grada. Que las cosas "normales" que hacéis todos no son para mí. Es por rachas, supongo que según mi segregación de serotonina, pero en ocasiones me siento apagado.

Tengo claro que esa impotencia es necesidad de crear algo. De llegar a una etapa de conocimiento o inspiración más avanzada, pero estoy aprendiendo a no tener prisa. Pero no puedo evitar desesperarme de vez en cuando.

Curiosamente, acuden a mí personas con problemas en su vida profesional: conflictos laborales con compañeros/as o colaboradores, saturaciones de carga de trabajo, establecimiento de objetivos, actitudes para hablar en público o en una reunión... y triunfan. Se mutan gracias a mis instrucciones. Pero a mí no me funcionan. Solo si me siento seguro. Estoy hecho para los demás, no para mí mismo. Y me da rabia. Menos mal que a veces alguien aparece por mi camino, me agarra de la mano y me orienta. Gracias a los que hacéis de brújula para mí. Tenéis y tendréis un amigo incondicional, comprensivo y paciente.

Muchas gracias.

Otro día más


Bueno, hoy es un día importante. Mañana tengo serios compromisos en el trabajo y me siento preparado..

Realmente, si nos damos cuenta, todo es tan difícil o sencillo como nos lo planteemos.

Hace mucho tiempo, en un viaje que hice, me enseñaron una técnica de relajación y fortalecimiento mental que me da mucha seguridad. A mí me funciona.

Consiste en tumbarme en el suelo (no en la cama) sobre una manta o colchoneta (o directamente al suelo, según lo friolero/a que seas) y empezar, centímetro a centímetro, a tensar partes del cuerpo: empezando por cada dedo de los pies, pasando por gemelos, rodillas, abductores, glúteos, genitales...... barbilla, ojos, nariz, cuero cabelludo... Evidentemente, no todas las partes se pueden apretar por sí solas, pero al menos el esfuerzo psicológico hay que hacerlo. 10 segundos presionando cada una de ellas. Al final del ejercicio, notarás una sensación de energía interesante y, lo que es más importante, mucha tranquilidad.

Esto, lo puedes hacer en el trabajo, en el coche, en casa... donde sea que necesites salir de ese mal momento que estás pasando.

Espero que os sea de ayuda. Yo, lo voy a hacer ahora mismo.

Yield_

sábado, 23 de enero de 2010

Quién sabe... a lo mejor somos privilegiados


Privilegiados. Es complicado de entender, pero puede que así sea. Si estás leyendo esto, es que eres inteligente, necesitas respuestas, estás sufriendo o todo al mismo tiempo.

La vida es un aprendizaje continuo. Cualquiera sabe con que fin. Lo único que tengo claro es que he dejado de intentar ver más allá de lo que se puede entender. El desconocimiento siempre me ha creado frustración y ansiedad y no quiero que continue. Supongo que llegará el momento de avanzar, pero ahora no. Quizás en otra vida.

Soy un cobarde. Aunque doy mucha seguridad a quien me conoce, y tengo un don para calmar y ayudar, internamente soy extremadamente débil. Acumulo cantidad de experiencias vitales que así me han formado, pero al mismo tiempo estoy convencido que la química glandular de nuestro organismo tiene mucho que ver: serotonina, adrenalina... todas las -inas que nos hacen sentir. Y que casi nadie puede controlar.

Lo curioso es que, en el fondo, estoy orgulloso de mí. Salvo cuando alguna -ina decide no trabajar ese día...

El Inicio del Inicio


Pues sí... siempre maquinando. Por fin, después de años y años de saturación mental, me he propuesto abrir este blog para plasmar todo lo que siento, para alimentar mi actividad cerebral, para compartir con vosotr@s y para aprender cada día más.

Soy un chico español que nació en el año 77. Siempre de mente inquieta, con cambios de humor y estado de ánimo bastante frecuentes, muy confiado y muy dispuesto en ayudar a los demás. Por suerte, he tenido y tengo alrededor a personas maravillosas y tengo claro que, sin ellas, no sería nada en la vida.

Ahora estoy en una fase de crisis total. Añoro el pasado, no entiendo el presente y no veo claro el futuro. Mis pensamientos siempre han ido más allá de los problemas o hechos cotidianos y, precisamente pensar más de lo necesario, me ha hecho pasar malos momentos aunque, si bien es cierto, también he obtenido logros bastante importantes.

Aún siendo terapeuta, yo también he pasado por todo esto. Me he medicado. En varias ocasiones. Al mismo tiempo, me dicen que soy extremadamente inteligente. Será cierto? yo no lo sé... Irónicamente se me da genial ayudar a los demás. Genero mucha confianza en las personas e incluso he llegado a ayudar en situaciones muy extremas. Sabré algún día ayudarme a mí mismo?

Una cosa tengo clara: cada día aprendo más. Y esto significa que se acabó vivir en un mundo de fantasía, en el que siempre tengo metas inalcanzables a la vista, en el que si algo no me motiva lo decoro con matices que no son reales, etc. La vida es más sencillo que todo eso. Busco la sencillez y la simplicidad.

Durante meses he estado buscando colectivos para practicar yoga, meditación, relajación... y siempre he encontrado un factor común: 70 euros al mes. Curioso. Y vergonzoso al mismo tiempo. Bien que nos guste ganarnos la vida, pero sin abusar.

En definitiva, sirvan estas palabrejas como introducción. Espero que mis reflexiones os llamen la atención y me encantaría que participárais activamente en este blog. Soy consciente que hay miles de millones de páginas similares, pero esta es la vuestra. Y yo estaré aquí ilusionado y pendiente de todo.

Atentamente,